Llegar a un diagnóstico es un proceso que implica la evaluación de distintos profesionales a lo largo de un periodo considerable de tiempo. Sin embargo, como padres y madres es importante tomar la decisión de consultar cuando:

  • Notan signos de un desarrollo distinto al de otros niños y niñas en: la
    comunicación, el uso del lenguaje, la interacción con los otros y/o el desarrollo del juego.
  • El niño o niña muestra indiferencia o aislamiento excesivo, poco registro del
    dolor corporal o hipersensibilidad a estímulos visuales o auditivos.
  • Se encuentran frecuentemente con situaciones de llanto indiscriminado,
    enojos, agresividad sin causa aparente o difícil de apaciguar.

Consultar de forma temprana permite:

  • Despejar dudas en torno a la raíz de estas dificultades, dado que no siempre implican un diagnóstico de autismo o psicosis infantil; pero en la mayoría de los casos sí necesitan atención por profesionales capacitados.
  • Elegir entre las ofertas terapéuticas y educativas las que más se ajusten a las necesidades del niño o niña y el momento del ciclo vital en el que se encuentren.
  • Conocer los circuitos de atención, los derechos en el acceso a la salud y la mejor forma de conseguirlos.
//kompas-saludmental.com/wp-content/uploads/2021/03/autismox370.jpg