Hacer una consulta puede tener motivos muy variados, sin embargo es posible tomar esta decisión cuando:

  • La angustia y la tristeza nos hace difícil seguir adelante en la vida cotidiana.
  • Uno siente la necesidad de generar un cambio, pero no sabe muy bien por dónde empezar o porque a pesar de intentarlo se vuelve a tropezar.
  • Uno vivencia un malestar al que no le encuentra explicación.
  • O Simplemente cree que se podría estar mejor.